ADVIERTEN SOBRE LOS DAÑOS EN LA SALUD POR EL TRABAJO INFANTIL

 

"Todo trabajo infantil es peligroso para la salud" es el lema del seminario sobre trabajo infantil que se realizó hoy en la sede de la cartera laboral, donde se presentó el nuevo Plan Nacional de Erradicación del Trabajo Infantil que hace eje en los daños que provoca esta actividad, ilegal y prohibida, en la salud de los niños.



"Los equipos de salud son los primeros detectores de trabajo infantil", aseguró la titular de la Comisión Nacional de Erradicación de Trabajo Infantil (Conaeti), María del Pilar Rey Méndez, quien presentó el nuevo plan junto con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada.



"Por ese motivo -especificó- estamos trabajando en el diseño de un circuito para que cada equipo de salud que detecte un daño psicofísico en un niño, como consecuencia del trabajo infantil, tenga la obligación de informarlo para que llegue a las políticas públicas y poder prevenirlos".



En este marco, Rey Méndez destacó que "la Argentina está siendo pionera en la temática de salud y trabajo infantil", y acotó que "salvo Brasil, Argentina es el único país de la región que está trabajando avanzadamente en esta temática".



La titular de la Conaeti señaló que el balance que se realizó del plan 2006-2010, el primero que se hace en el país, reveló que "la mayor parte de las líneas de acción están cumplidas", al mencionar fundamentalmente la difusión de la problemática y la articulación de distintos actores como "el sector empresarial, que estaba ausente" y la Sociedad Argentina de Pediatría.



Sobre la base del principio que sostiene la organización de que "un chico que juega y va a la escuela es un chico sano", la funcionaria destacó que el nuevo plan 2011-2015 es "más ambicioso y tiene nuevas líneas de acción".



En este sentido recalcó las metas vinculadas a la detección y delimitación de los daños psicofísicos que producen las distintas modalidades de trabajo infantil.



"Hasta ahora no había datos en Argentina sobre salud y trabajo infantil", dijo la titular de la Conaeti, en tanto el nuevo plan precisa algunos de los problemas de salud en los chicos que trabajan, como fatiga, pérdida auditiva y ocular, problemas posturales, deformaciones óseas, problemas respiratorios, gastrointestinales, lesiones y muerte por accidentes.



Tras reconocer que no hay nuevos datos estadísticos sobre la cantidad de chicos que trabajan en Argentina, Rey Méndez aseguró que "estamos convencidos de que el trabajo infantil está disminuyendo día a día porque hay se están realizando acciones de intervención directa y porque, además, hay un contexto país que está colaborando con esto". Y mencionó como ejemplo la Asignación Universal por Hijo.



Dijo que se propusieron nuevas mediciones que pueden dar cuenta de la dimensión de esta problemática en términos cuantitativos.



"Estamos propiciando que cada una de las provincias realice lo que se llaman `estudios rápidos` que es una metodología para medir el trabajo infantil que aplica la Organización Internacional del Trabajo (OIT).



Rey Méndez aseguró que "apuntamos a que para fin de año tengamos estudios rápidos realizados en distintas jurisdicciones con relación a diferentes modalidades de trabajo infantil y podamos tener información cuantitativa actualizada".



Agregó que "hoy nadie puede decir que no sabe que el trabajo infantil es malo para los niños, porque la política pública ha instalado en la Argentina que trabajar por debajo de los 16 años es ilegal y está absolutamente prohibido".



Según los últimos datos de la OIT sobre trabajo infantil, publicados en diciembre último, "la Argentina se encuentra entre los países con menor porcentaje de trabajo infantil de la región".



La Argentina junto a Brasil, Chile, Uruguay y Venezuela está en el grupo con menores niveles de trabajo infantil, con porcentajes que van del 5% al 8%; luego vienen Colombia, Ecuador y Paraguay donde trabajan del 10% al 17% de los niños, mientras que en Perú y Bolivia lo hace entre el 25% y el 35% de ellos, detalló el organismo internacional.

Télam