Elecciones 2011

publicidad
24 de octubre de 2011 • 11:11

Con el triunfo de Cristina, cómo queda compuesto el Congreso

La Cámara de Diputados, antes y después del próximo 10 de diciembre.
Foto: Télam
 

La contundente victoria de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner tendrá un impacto fuerte en la composición de las dos Cámaras legislativas, que a partir del 10 de diciembre pasarán a estar dominadas por el kirchnerismo. Tanto en Diputados como en Senadores, la Casa Rosada contará con quórum propio y la garantía de poder avanzar con los proyectos que desee y frenar aquellos que no crea convenientes. A pesar de la magra elección de su candidato presidencial, la UCR se consolidaba anoche como la primera minoría en la Cámara baja, seguida de los peronistas opositores y de los diputados del Frente Amplio Progresista (FAP).

El Frente para la Victoria alcanzaba este domingo por la noche la primera minoría en la Cámara de Diputados con 118 legisladores propios y sumaba al menos 17 aliados, con lo cual superaba ampliamente el quórum de 129 con cerca de 135 legisladores para el próximo período parlamentario.

La Unión Cívica Radical (UCR), en tanto, mantenía su rol de principal fuerza opositora, con 42 integrantes; el Frente Amplio Progresista (FAP) quedaría con 17 legisladores de sus actuales 22, mientras que la Coalición Cívica sería la fuerza que más cantidad de bancas pierde, ya que de sus actuales 18 diputados se quedaría con sólo 7 integrantes.

Entre los aliados, el oficialismo contaría con 7 legisladores del Frente Cívico por Santiago del Estero; 5 de Nuevo Encuentro Popular y Solidario; 3 del Movimiento Popular Neuquino; el salteño Walter Wayar y la riojana Griselda Herrera, que responde a Carlos Menem.

De esta manera, el Frente para la Victoria obtendría un total de 82 bancas, que debieran sumarse a las 36 que tienen mandato hasta 2013, con lo que elevaría su bancada propia actual de 87 a 118 y podría sumar al menos 17 aliados de diferentes fuerzas pertenecientes, en su mayoría, a partidos provinciales.

En la provincia de Buenos Aires, el oficialismo realizaba este domingo por la noche una histórica elección con más del 57 por ciento de los votos, donde lograba al menos 22 legisladores nacionales, de las 35 bancas que se disputan en el distrito bonaerense, con cerca del 60 por ciento de las mesas escrutadas.

Con esos números, el oficialismo no sólo alcanzaba la primera minoría de la cámara baja sino que contaría con al menos el respaldo de 135 diputados, seis más del quórum necesario para sesionar.

Fuentes del oficialismo admitieron que, con ese número, el Frente para la Victoria buscará recuperar a partir del 10 de diciembre las presidencias y las mayorías numéricas en las principales comisiones parlamentarias de la cámara baja, que la oposición le había arrebatado en 2009.

En tanto, la UCR, que tiene actualmente 42 legisladores, ya que perdió una banca en los últimos meses con el alejamiento de Sandra Rioboo que se sumó al FAP, mantendría su actual conformación en la cámara baja y su lugar de principal bloque opositor.

Por su parte, la Coalición Cívica, que cuenta actualmente con 18 diputados, quedaría sólo con 7 miembros, ya que la fuerza que lidera Elisa Carrió lograría apenas la reelección de Patricia Bullrich en la Ciudad de Buenos Aires.

Sin embargo, la gran incógnita será cómo se reacomoda el Peronismo Federal, que quedó desmembrado tras la renuncia de Felipe Solá, quien decidió formar un bloque propio. Ese espacio que cuenta con 27 legisladores, quedaría disperso en 12 duhaldistas (sumaría 7), 10 alineados a los hermanos Rodríguez Saá (entrarían seis) y 5 encabezados por Francisco De Narváez; mientras Felipe Solá, ahora más cercano al oficialismo, podría armar una bancada de al menos 3 diputados.

Por su parte, el Frente Amplio Progresista, que tiene actualmente 22 integrantes, se quedaría con 17 bancas a partir del 10 de diciembre.

Proyecto Sur, en tanto, tras el bajo desempeño de las primarias, permanecerá con 3 bancas, que pertenecen a su líder y ex candidato a jefe de gobierno porteño, Fernando “Pino” Solanas y a los ex integrantes de la fórmula presidencial de ese espacio Alcira
Argumedo y José Cardelli.

El PRO, que no llevó candidato a presidente en estos comicios y cuenta actualmente con 11 diputados, de los cuáles 8 conservan su escaño hasta 2013, lograría sumar 2 en la Capital Federal, Federico Pinedo y Pablo Tonelli, con lo que quedaría con la misma conformación.

También, Nuevo Encuentro mantendría su composición actual de 5 legisladores, ya que además de Martín Sabbatella y Carlos Heller, con mandato hasta 2013, el socialista Jorge Rivas, que integró la lista del Frente para la Victoria, sería reelecto y sumaría además a Carlos Raimundi y a Juan Carlos Junio, electo por la ciudad de Buenos Aires.

En el Senado

El oficialismo alcanzará el quórum propio en el Senado a partir del 10 de diciembre próximo, con ayuda de los bloques aliados, luego de triunfar en cinco de los ocho distritos en los que se votó para renovar un tercio de la Cámara alta.

De acuerdo con los cómputos oficiales el bloque del Frente para la Victoria sumará 29 escaños y, junto con los legisladores cercanos al kirchnerismo, llegará a las 37 bancas necesarias para tener la mayoría absoluta.

El Frente para la Victoria puso en juego quince bancas y las ganó todas, incluidas las de dos de los aliados del Frente Renovador de la Concordia que responden al gobernador de Misiones, Maurice Closs.

En tanto, el radicalismo y sus aliados pusieron en juego tres bancas y obtuvieron cuatro, mientras que el peronismo federal puso en juego cinco y perdió dos, a la vez que el Frente Popular Riojano que encabeza Carlos Menem se llevó dos escaños.

A partir de diciembre, entonces, el gobierno nacional tendrá 37 bancas en el Senado, seguido por el radicalismo y sus aliados, con 19, los peronistas no kirchneristas con 11, y el interbloque del Frente Amplio Progresista, conformado por socialistas y vecinalistas cordobeses con tres.

Terra