publicidad
23 de septiembre de 2013 • 19:39

GOBIERNO DA NUEVO PASO PARA REAPERTURA DEL CANJE DE DEUDA AL PROMULGAR LEY VOTADA POR EL CO

 

El Gobierno dio hoy un nuevo paso en su decisión de concretar la reapertura del canje de deuda, con la promulgación en el Boletín Oficial de la ley recientemente votada por el Congreso, que abarca un universo de alrededor de 6.000 millones de dólares de títulos que permanecen en default desde el año 2001.

En el equipo económico ultiman detalles administrativos, a la espera del visto bueno final de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien se encuentra en Nueva York donde participa de la Asamblea anual de Naciones Unidas.

El canje de deuda se encontrará operativo en octubre, según indicaron fuentes oficiales, aunque no se descarta la posibilidad de que el lanzamiento se produzca incluso antes del 30 de septiembre.

Ese día, la Corte Suprema de Estados Unidos revisará los casos que tratará durante el año, entre los que se encuentra en carpeta la apelación presentada por Argentina contra el fallo del juez Thomas Griesa.

Asimismo, debido a los pasos técnicos y administrativos de las distintas plazas extranjeras, el canje se lanzará en etapas: primero abrirá en el mercado local, a través de la Comisión Nacional de Valores (CNV), y al mismo tiempo se enviarán los formularios de petición correspondientes a plazas internacionales como Italia (Consob) y Estados Unidos (SEC).

A modo de ejemplo, la SEC requiere de la presentación del formulario "18K" en el que se debe detallar la evolución económica del país, con referencias puntuales a cuestiones macroeconómicas y financieras.

La experiencia con los canjes anteriores -instrumentados en 2005 y 2010- indica que estos trámites son un poco más largos, y esa es la razón por la cual está previsto que sea operativo en etapas.

Fuentes oficiales aclararon a Télam que no hay otras restricciones al canje que tengan que ver con el juicio que se desarrolla en Nueva York. "No hay tal restricción en Estados Unidos para que la Argentina presente una oferta de canje al 7% de los tenedores de deuda en default", indicaron, ni bien la Argentina lanzó el canje.

Lo que existe es una sentencia en suspenso en la que se sostiene que, para pagarles al 93% de acreedores que alcanzaron un acuerdo de deuda con el país en los canjes anteriores, hay que abonarle primero el 100% reclamado por los fondos buitre.

Es por esta razón que la Presidenta, luego de que la Cámara de Apelaciones de Nueva York fallara a favor de los fondos buitre, salió a garantizar el pago de la deuda a los tenedores que ingresaron al canje y anunció que ante una eventual adversidad judicial en EEUU, el Gobierno estará dispuesto a canjear de manera voluntaria el bono extranjero por un título local, para abonar el compromiso.

La reapertura del Canje III, en tanto, será en las mismas condiciones que en el 2010, con ley extranjera y nacional, y con la particularidad de que el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, avanzará en una operación sin bancos colocadores internacionales y sin comisiones, lo cual será toda una novedad en los usos y costumbres de las finanzas mundiales.

En consecuencia, se ofrecerá las mismas tres familias de bonos que se emitieron en las operaciones 2005 y 2010, tanto en legislación extranjera como nacional, que incluirá la ley de Nueva York.

Serán entonces emisiones de bonos Par, Discount y habrá también Global 17 para el pago de intereses corridos impagos a una fecha que garantice la misma estructura del canje 2010, que en su momento concretó Amado Boudou cuando estaba al frente del Palacio de Hacienda.

En cuanto a las monedas, se emitirán bonos en dólares y euros, con legislación estadounidense y neoyorkina, y se presentará la oferta en Nueva York, Roma, Londres y Bruselas.

La novedad es que no habrá emisión en yenes, debido a que en esa jurisdicción se alcanzó el 99% de aceptación, tras la culminación del canje 2010.

Fuentes del mercado coinciden en que la Asamblea Anual del FMI, que tendrá lugar en Washington entre el 10 y 11 de octubre próximos, podría ser un escenario propicio para que el equipo económico dé a conocer en rondas de consultas paralelas con inversores y bancos, el denominado canje III, que persigue el fin de garantizar tratamiento igualitario a todos los acreedores.

Télam