publicidad
04 de diciembre de 2012 • 16:34

John McAfee en Guatemala, un cuento cada vez más extraño

 

Prostitutas, guardias armados hasta los dientes, drogas sintéticas, intervenciones policiales, perros envenenados, disfraces y entrevistas misteriosas: bienvenidos al mundo de John McAfee, quien llegó este martes a Guatemala en busca de asilo político, tras tres semanas de persecusión en Belice para ser interrogado sobre el asesinato de un vecino.

En un guión digno de un thriller hollywoodense, el pionero en sistemas antivirus estadounidense huyó de su casa en Belice pocas horas después de que su vecino Gregory Faull fuera asesinado, en la madrugada del 11 de noviembre.

Junto con su novia Sam Vanegas de 20 años, McAfee, de 67 y quien clama su inocencia, llevaba más de tres semanas sembrando pistas falsas hasta anunciar este martes que había llegado a Guatemala, donde prevé pedir asilo político, según su abogado Telésforo Guerra.

"Tengo que gestionar el asilo político, después de que me desocupe de tribunales. (...) Me reuní en la mañana bien temprano en un hotel" con McAfee, dijo Guerra a la AFP.

Más temprano, el estadounidense había indicado en su blog (www.whoismcafee.com) que había logrado llegar a ese país, limítrofe con Belice.

"Estoy en Guatemala y me reuniré con autoridades guatemaltecas esta mañana. Si todo sale bien, daré una rueda de prensa mañana (miércoles)", escribió.

"No fue fácil salir de Belice y necesité a muchos ayudantes en muchos países", agregó.

McAfee publicó con frecuencia información engañosa en su blog, dejando un rastro difícil de seguir, por lo cual se disculpó este lunes, aduciendo que lo hizo para despistar a las autoridades de Belice que lo declararon "persona de interés" en el caso del homicidio.

Por ejemplo, llegó a informar hace unos días que se encontraba en México, cerca de la frontera con Estados Unidos, donde había enviado a un "sosías" con un pasaporte norcoreano.

En la historia de McAfee, la verdad es un misterio. ¿Acaso cometió el crimen? Si lo hizo, ¿por qué habría dejado tantos rastros en internet? Y si no lo hizo, ¿por qué habría huído?

McAfee mantiene que es inocente pero rechaza entregarse porque asegura que las autoridades de Belice, pequeño país de Centroamérica ubicado entre Guatemala y México, son corruptas.

"Teme por su vida, porque después de haber ayudado y apoyado tanto al gobierno actual en Belice, ahora quieren más dinero y más dinero y se lo embolsan y no lo están invirtiendo", reiteró este martes a la AFP su abogado en Guatemala.

El primer ministro de Belice, Dean Barrow, que había descrito a McAfee como un "loco", reiteró poco después del crimen, que sólo lo quieren interrogar y lo instó a entregarse.

Cuando en la noche del crimen la policía irrumpió en su propiedad de Cayo Ambergris, no encontró rastros del estadounidense.

Sin embargo McAfee aseguró que seguía en el jardín de su casa, enterrado parcialmente en la arena, donde pudo respirar gracias a una caja de cartón.

Luego fabricó un disfraz para supervisar las investigaciones de la policía, e incluso, para ello, se hizo pasar por un turista alemán ebrio.

Durante estas semanas McAfee también dio varias entrevistas: encuentros acordados a través de intermediarios, llamadas desde diferentes números de teléfono y citas en casas a las que sólo se accedía con claves secretas.

En una entrevista con la cadena estadounidense CNN el viernes, McAfee lucía esmirriado y con los ojos rojos.

"Voy a luchar hasta que algo cambie", afirmó el fugitivo, que dijo entonces querer llevar a Sam a un lugar seguro antes de regresar a Belice para limpiar su nombre.

Como exitoso empresario de Silicon Valley, McAfee amasó grandes fortunas fruto del programa de antivirus que lleva su nombre antes de dejarlo todo en busca de aventuras.

Llegó a Belice en 2009 tras perder unos 96 millones de dólares estimados de los 100 millones que totalizaba su fortuna, producto de malas inversiones.

Según informaciones del New York Times y de la revista especializada en informática Wired, el estilo de vida de McAfee coqueteaba con los extremos, creciendo su dependencia de las drogas y su frecuentación de jóvenes prostitutas.

Jeff Wise, un escritor que estuvo vinculado a McAfee durante años, dijo a la cadena Fox News que su comportamiento había empeorado a principios de año y que los demás expatriados estadounidenses en Belice lo habían marginado.

"Con el tiempo su plan de medicamentos a base de hierbas colapsó, y empezó a consumir muchas (sustancias) sintéticas, halucinógenas, hiperafrodisíacas", dijo. "Todo el mundo estaba asustado de McAfee. Se lo veía en la playa caminando con un arma", agregó.

A principios de año, la policía ya había irrumpido en el domicilio del estadounidense, que fue detenido unas horas, luego de encontrar allí a una joven de 17 años y un arsenal de dos pistolas 9 mm, siete escopetas de trombón y otra escopeta.

Su vecino y compatriota, Gregory Faull, de 52 años, fue descubierto con una herida mortal de bala en la cabeza, informó la policía.

Faull había encabezado una iniciativa para redactar una carta al alcalde quejándose de que los perros de McAfee y la agresividad de sus guardias de seguridad asustaban a los turistas y a los lugareños.

McAfee mató además a cuatro de sus canes antes de escapar, pero adujo que habían sido envenenados, posiblemente por Faull.

Sin embargo los perros fueron exhumados la semana pasada y expertos en balística examinan si los orificios encontrados en los animales coinciden con el producido por la bala que mató a Faull.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.