MADURO Y CAPRILES FIRMAN COMPROMISO PARA RESPETAR RESULTADOS

 

Los principales candidatos a la presidencia de Venezuela, el oficialista Nicolás Maduro y el opositor Henrique Capriles, se comprometieron hoy ante las autoridades electorales y por escrito a respetar los resultados que dicten las urnas el domingo.

Con diferencias y críticas cruzadas, y en distintos puntos del país, Maduro y Capriles firmaron un texto que hicieron llegar luego al Consejo Nacional Electoral (CNE), en el que prometen respetar "la voluntad popular" que defina el domingo quién será el próximo jefe del Estado.

Ante miles de trabajadores reunidos frente al Palacio de Miraflores, Maduro rubricó el texto y llamó a los restantes aspirantes a asumir esa posición "por la paz y estabilidad del país". El propio postulante oficialista había lanzado ayer la propuesta de un acuerdo.

Capriles, por su parte, firmó un documento distinto al propuesto por el poder electoral, aunque aseguró que no necesitaba firmar ningún compromiso porque "siempre" fue "respetuoso de la ley".

"El que quiere cumplir con la Constitución y la ley no tiene que hacer pactos de ningún tipo; ese es el problema de los ´enchufados´, que quieren llevar siempre las cosas a un pactico o meterlas en una oficina o llevarlas a unas instituciones que ellos controlan", denunció Capriles, según las agencias Ansa y DPA.

En Sucre, en medio de un acto de campaña, el candidato de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) se comprometió a "respetar y hacer respetar la voluntad soberana del pueblo venezolano" y exigió además "al candidato del gobierno que igualmente se someta y acepte los designios del pueblo y que en los días que restan hasta el 14 de abril desista de seguir utilizando los recursos del Estado y los medios públicos en favor de su candidatura".

"Pretenden que nosotros nos quedemos de brazos cruzados, que ellos abusen, que hagan todo lo que están haciendo y nosotros no digamos nada. Yo les quiero decir responsablemente a nuestro pueblo: yo no soy el mismo del 7 de octubre; yo toleré mucho abuso y voy a defender todos los votos del pueblo ¡Si creen que somos pendejos, se quedarán con las ganas!", exclamó Capriles.

En Caracas, ante otra impresionante multitud que puso en evidencia el poder de movilización del Polo Patriótico -la alianza que hegemoniza el PSUV-, Maduro anunció además que si gana los comicios promoverá un aumento del salario mínimo de los empleados públicos del 38 al 45 por ciento.

"Para mayo, 20 por ciento. Haremos la gran marcha del 1 de mayo con este presidente obrero. En septiembre 10 por ciento más, y en noviembre evaluaremos, de acuerdo a la inflación, oscilaremos entre 5 y 10 por ciento", detalló, delante de miles de trabajadores estatales que antes había hecho una breve marcha por la capital.

"No quería anunciar esto porque van a decir que lo hacía porque hay elecciones, pero pensé qué haría nuestro comandante Chávez y decidí hacer por amor a la patria; porque estamos seguros que vamos a la victoria el domingo", dijo, informaron las agencias EFE, DPA y AVN.

Tras cantar y tocar los tambores con un grupo de salsa, Maduro prometió mantener los decretos de inamovilidad laboral, que evitan el despido de los trabajadores, y prometió nuevos programas para asegurar alimentos, vivienda y servicios médicos a los obreros dentro de lo que llamó el salario "social".

En paralelo a los actos proselitistas, las autoridades pudieron en marcha hoy formalmente el Plan República, con la activación del dispositivo de seguridad destinado a garantizar que los comicios se desarrollen normalmente.

Al cierre de la frontera con Colombia, "para evitar tentativas desestabilizadoras", según explicó el jefe del Comando Estratégico Operacional, Wilmer Barrientos, se sumó la restricción para el transporte de carga y los trabajos con retroexcavadoras que puedan interferir con la fibra óptica y las comunicaciones.

Barrientos informó que se detuvo a 17 personas vinculadas con hechos de sabotajes al sistema eléctrico nacional, y el arresto de otros 2 que se habían infiltrado en los polvorines de una unidad militar en el estado de Aragua, reportó la agencia Prensa latina.

Télam