Mundo

publicidad
28 de septiembre de 2011 • 09:40

AUN NO SE CONSTATARON MUERTES EN REPRESION A INDIGENAS EN BOLIVIA

El Defensor del Pueblo boliviano, Rolando Villena, dijo que aún no se constataron muertos en la represión policial del domingo a una marcha indígena ocurrida en Yucumo, a unos 350 kilómetros de La Paz.



En un contacto con Bolivia TV, Villena explicó que personal de la Defensoría del Pueblo está recogiendo en esa población testimonios de los marchistas y de los pobladores para establecer el grado de violencia y esclarecer los hechos.



"Como Defensoría no podemos afirmar que hay muertos, pero el trabajo de rastrillaje va a continuar", explicó el funcionario, quien aclaró también que hay evidencia de que no se utilizaron armas de fuego.



Algunos medios de comunicación aseguraron que la intervención policial a la marcha de los indígenas que se oponen a la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos se saldó con la muerte de al menos cuatro personas, entre ellos dos bebés, información que no fue confirmada en forma oficial.



El Defensor del Pueblo saludó además la decisión del Ejecutivo de conformar una comisión de alto nivel, con organismos nacionales e internacionales, "para establecer los hechos en toda su veracidad".



"Nosotros lo que vamos a hacer, como lo hicimos desde un principio en esta gestión, está en la línea de aportar con lo que nosotros sabemos hacer, el trabajo de basarnos en testimonios y aportar con indicios de prueba, para que ese informe goce de imparcialidad", afirmó.



A su juicio, no era necesaria tanta violencia porque la marcha indígena no estaba "propiciando situaciones de inestabilidad política", reseñó la agencia noticiosa estatal ABI.



El presidente Evo Morales anunció su disposición a investigar los hechos del domingo último y aplicar las sanciones que correspondieran, al tiempo que suspendió la construcción de la ruta, que según algunas comunidades indígenas destruiría una reserva natural.



Los originarios anunciaron por su parte que continuarán su reclamo y la marcha iniciada hace más de un mes con destino a La Paz.



La intervención policial a la manifestación indígena provocó las renuncias de los ministros de Gobierno y Defensa, Sacha Llorenti y Cecilia Chacón, y la del viceministro del Interior, Marcos Farfán, quien fue señalado como el responsable de la represión.

Télam