Mundo

publicidad
14 de septiembre de 2012 • 21:31

Asesinan a policía en la mayor barriada de Brasil

Varios policías colocan en la tumba el féretro con los restos de su compañero caído Diego Bruno Barbosa Henriques, en un cementerio en Río de Janeiro, Brasil, el viernes 14 de septiembre de 2012. Una bandera brasileña cubre el ataúd. Barbosa fue asesinado con arma de fuego el jueves en la noche mientras efectuaba un patrullaje a pie en el barrio pobre de Rocinha, en la ciudad. Barbosa es el tercer agente asesinado en los barrios pobres en los que las autoridades han reinstalado el orden en Río.
Foto: Víctor R. Caivano / AP

Un agente fue asesinado con un arma de fuego mientras efectuaba un patrullaje a pie en el barrio pobre más grande de Brasil, dijo el viernes la policía militar.

Diego Bruno Barbosa Henriques perdió la vida el jueves en la noche cuando él y tres agentes más recorrían la favela gigantesca de Rocinha, en Río de Janeiro.

Las autoridades emprendieron una operación para detener a los agresores de Henriques, en tanto que G1, el portal de internet de la red televisiva Globo, informó de la captura de un implicado.

El detenido portaba una pistola 9 milímetros, la misma arma utilizada contra Henriques, según la información de Globo.

Enriques, sepultado la tarde del viernes, estuvo en servicio con la policía alrededor de un año.

La policía y los soldados tomaron en noviembre el control de Rocinha dentro de un programa de gran escala para restaurar la legalidad en los barrios pobres de Río. En estos barrios no había en lo general presencia de las autoridades y regían pandillas de narcotraficantes fuertemente armadas.

La reafirmación del control de las autoridades en la favela es estratégica, en momentos en que Río se prepara para organizar la Copa Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Rocinha se ubica en el camino que une la principal villa olímpica con otros escenarios de las competiciones dentro de la ciudad.

En un mensaje que difundió por Twitter, el gobernador del estado de Río de Janeiro, Sergio Cabral, describió el asesinato del agente como "una acción desesperada" y afirmó que "no habrá marcha atrás en las comunidades pacificadas (en las que fue restablecido el orden)".

"La diferencia radica en que hace dos años, la policía era la invasora. Ahora, los delincuentes son los invasores", dijo Cabral en su mensaje. "La paz es nuestro objetivo para todas las zonas de nuestro estado", agregó.

En abril, otro policía fue muerto a tiros en Rocinha.

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.