Mundo

publicidad
27 de enero de 2014 • 20:25

SESIONA DESDE MAÑANA EN LA HABANA LA II CUMBRE DE LA CELAC

 

Con la llegada de los últimos jefes de estado y de gobierno, los 33 países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) iniciarán mañana la segunda reunión cumbre de este organismo, impulsado en 2011 por el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

"Hay un extraordinario espíritu de avenencia y solución, que se ha reflejado en el consenso de la discusión de los documentos", aseguró el ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, al inicio de la reunión de cancilleres que se realizó hoy.

En ese encuentro, convocado para afinar los documentos sobre los que mañana trabajarán los presidentes, el canciller argentino, Héctor Timerman, propuso cambiar la denominación del mecanismo de conducción operativa del bloque.

Timerman postula redenominar la actual "troika ampliada" (integrada por Chile, Costa Rica, Cuba y San Vicente y las Granadinas) como "cuarteto" porque, en su opinión, sería más equitativo con los países del Caribe.

"De esa manera estaríamos dando realce al espíritu de todos los que estamos aquí sentados; propongo eso a todos ustedes con el deseo de que se pueda cumplir y pasar a ser denominado `cuarteto`", expresó el canciller argentino.

La propuesta de Timerman fue muy bien recibida por sus colegas y, tras la foto oficial, el cubano Rodríguez resaltó: "Uno de los planteos muy simbólicos es que la apertura empezó con el planteamiento de no llamar troika ampliada y llamarle cuarteto, porque el Caribe no es ni añadido ni ampliación, sino que es parte de ese mecanismo de dirección".

Cuba será la anfitriona de una cumbre que, más allá de lo que se resuelva, intentará capitalizar como un éxito diplomático, porque la presencia de mandatarios y representantes de los 33 países que integran el bloque -del que sólo no participan Estados Unidos y Canadá- ratificarán que no está aislada dentro del continente.

En ese marco, no es un dato menor la presencia del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, en la primera visita de un titular de ese organismo desde que Cuba fuera suspendida en 1962, a instancia de los Estados Unidos, luego de que Fidel Castro declarara el carácter "marxista-leninista" de su gobierno.

En junio de 2009 la OEA revió la medida y convocó al gobierno de La Habana a reinsertarse en el organismo, pero Cuba declinó la invitación porque considera que esa organización está "perimida" por la influencia que en ella tiene Estados Unidos.

La Celac, de hecho un mecanismo concebido como alternativa a la OEA, impulsado fundamentalmente por Chávez, tiene previsto aprobar el miércoles la Declaración de La Habana, referida a temas como la lucha contra la pobreza y la designación de la región como zona de paz.

En el encuentro, además de Insulza, estará el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon.

El escenario de la cumbre será el recinto ferial Pabexpo, un lugar retirado en el oeste de la capital. El lugar cuenta con una sala plenaria, varios salones de reuniones y espacios para la prensa. Está prevista la asistencia de 400 periodistas de medios internacionales.

Los asistentes visitan una Cuba que vive cambios económicos impulsados por el gobierno de Raúl Castro y donde se percibe una mayor presencia de la iniciativa privada, especialmente en el sector de servicios.

El evento estará rodeado de fuertes medidas de seguridad. La semana anterior las caravanas presidenciales ensayaron los recorridos entre la sede principal y el Palacio de la Revolución.

Todos los vehículos serán conducidos durante la cumbre por oficiales del Ministerio del Interior.

Además de los temas centrales de la cumbre, otros asomarán en La Habana. El presidente de Uruguay, José Mujica, llegó hoy a la capital cubana también con el objetivo de mediar en el proceso de paz colombiano.

La semana pasada Mujica anunció que aprovecharía su visita a Cuba para mantener un encuentro con su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, y con la delegación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que participa en los diálogos de paz.

Mujica, exguerrillero, ofreció su país como sede para las eventuales negociaciones de paz entre el ejecutivo de Bogotá y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda organización guerrillera de Colombia.

No obstante, Santos aclaró que ninguno de esos encuentros estaba programado y que de todos modos estaba dispuesto a conversar con Mujica, pero no con los líderes de las FARC.

Otro ingrediente extra será la presencia de los presidentes de Perú, Ollanta Humala, y Chile, Sebastián Piñera, a horas del fallo que la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya emitió hoy sobre el diferendo del límite marítimo planteado por Perú.

Ambos mandatarios se habían comprometido a aceptar el fallo, que agradó más a Perú que a Chile, y mañana se presentarán ante sus pares de América para demostrar su intención de consolidar la relación bilateral.

Con este objetivo, ambos presidentes estarán acompañados por la presidenta electa de Chile, Michelle Bachelet, quien asumirá el gobierno el próximo 11 de marzo.

Télam