Mundo

publicidad
24 de enero de 2013 • 16:34

Malí: Ataques aéreos franceses al sur de Gao; islamistas por la paz

La aviación francesa realizó ataques aéreos en el sur de Gao (noreste de Malí, cerca de la frontera nigeriana, mientras islamistas tuareg surgidos del grupo armado Ansar Dine (Defensores del islam) crearon un nuevo movimiento que aboga por una solución "pacífica" al conflicto.

Los aviones franceses atacaron en la noche del miércoles posiciones de los grupos islamistas armados en Ansongo, localidad situada 80 km al sur de Gao y a una distancia equivalente de la frontera nigerina, según fuentes de seguridad de Malí y de Níger.

Más de 2.000 soldados chadianos y 500 nigerinos se están desplegando en Ualam, en Níger, no lejos de la frontera maliense.

Estarían encargados de abrir una nueva vía para perseguir los grupos islamistas armados en Malí, en el marco de la fuerza de intervención africana, bajo mandato de la ONU, encargada de reemplazar posteriormente al ejército francés en Malí, según fuentes militares.

En Níger, un importante convoy de soldados chadianos llegó el jueves por la mañana.

Soldados nigerinos y chadianos deben dirigirse, en una fecha no precisada, hacia Gao, una de las principales ciudades del Norte de Mali, que está a tres horas por carretera de Niamey.

Estos nuevos ataques franceses ocurrieron cuando uno de los tres grupos islamistas armados que ocupan el norte de Malí, Ansar Dine, se escindió en dos.

Algunos de sus miembros piden ahora una "solución pacífica", un anuncio que coincide con las denuncias de presuntos abusos cometidos por el ejército maliense.

Tras 14 días de intervención militar francesa en el país, dos organizaciones de defensa de los derechos humanos pidieron que se investiguen los supuestos abusos de las tropas malienses, en concreto contra las comunidades árabe y tuareg, mayoritarias dentro de los grupos islamistas.

El nuevo grupo salido de la escisión de Ansar Dine ("Defensores del Islam") se llama Movimiento Islámico de Azawad (Mia). Azawad es el nombre que los tuaregs dan al norte de Malí.

"El Mia afirma de manera solemne que se desentiende totalmente de cualquier grupo terrorista, condena y rechaza todas las formas de extremismo terrorista y se compromete a combatirlas", afirmó el grupo en un comunicado a la AFP.

"El MIA reafirma su independencia y su voluntad de ir hacia una solución pacífica", añade el comunicado. El grupo asegura además estar "ocupándose" de la región de Kidal, en la frontera con Argelia, y pide a las autoridades francesas y malienses "el fin de las hostilidades" y un "diálogo político inclusivo".

El 11 de enero París lanzó una intervención armada en Malí para ayudar al ejército maliense a frenar el avance de varios grupos islamistas relacionados con Al Qaida que ocupan el norte del país.

Desde hace varios meses, los mediadores de los países del oeste de África y de Argelia intentan disociar a Ansar Dine de los otros dos grupos islamistas presentes en el norte de Malí y formados en su mayoría por extranjeros: Al Qaida en el Magreb Islámico (Aqmi) y el Movimiento para la Unidad y la Yihad en África Occidental (Muyao).

En el terreno, las ciudades de Gao y Tombuctú, en el norte, principales bastiones de estos grupos, siguen siendo bombardeadas por el ejército francés. Más al sur, el ejército maliense recuperó esta semana las localidades de Diabali (oeste), Konna y Douentza (centro) que estaban en manos de los islamistas.

Según la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), que acusa a los soldados malienses de haber llevado a cabo "una serie de abusos y ejecuciones sumarias", al menos 11 personas fueron asesinadas en Sevare (650 km al norteste de Bamako).

Otra ONG, Human Rights Watch (HRW), pide el envío de observadores de la ONU al país y está investigando "las alegaciones de abusos graves implicando a miembros del ejército maliense".

El ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, pidió a los mandos del ejército maliense que sean "extremadamente vigilantes".

"El ejército tiene que ser irreprochable y no podemos avalar los mismo actos que reprochamos a los terroristas", dijo por su parte el gobierno de Malí el miércoles por la noche.

Más de 2.300 soldados franceses ya están en Malí y el miércoles empezó el despliegue de los soldados de la fuerza africana aprobada por la ONU.

En Washington, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, pidió el miércoles más compromiso de su país en la lucha contra el islamismo armado en Malí y comparó la amenaza de Aqmi con la de Osama Bin Laden y los atentados del 11 de septiembre de 2001.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.