6 eventos en vivo

TRAS UN AÑO SIN ETA "LOS VASCOS CAMINAN HACIA LA RECONCILIACION"

20 oct 2012
13h32
  • separator
  • comentarios

). Al cumplirse exactamente un año del anuncio del cese definitivo de la actividad armada de ETA, los poderes políticos mantienen una situación de bloqueo respecto al conflicto, pero la sociedad vasca dio pasos claros hacia la reconciliación.

Así lo afirmó, Paul Ríos, coordinador de Lokkarri, una organización social y plural que lucha por la paz y la convivencia en el País Vasco tras más de cinco décadas de violencia etarra y Estatal.

Ríos, abogado vasco de 34 años, explicó en una entrevista con Télam que Lokkarri significa "lo que sirve para unir" y nació con la vocación y el compromiso de constituirse en un "espacio de encuentro entre personas diferentes".

"Tenemos que reconocer nuestras limitaciones, hay sectores que no confían en nosotros. Pero excepto personas del Partido Popular (PP), en nuestra organización y actividades participan simpatizantes de todos los otros partidos políticos vascos", señaló Un año después de que ETA anunciara su disolución, Euskadi (País Vasco) acude a las urnas el domingo. "Estas son las primeras elecciones en que se dan dos circunstancias: El fin de la violencia de ETA y que estén representadas en el parlamento todas las fuerzas políticas -en referencia al retorno de la izquierda abertzale (patriótica vasca)-. Sólo por esto votar es algo que merece la pena, después de tantos años", reflexionó.

A pesar de ello, Ríos no cree que por este motivo la participación sea mayor que en otras ocasiones. "El tema de la paz y la reconciliación no son ahora la prioridad número uno, la máxima preocupación es la crisis", apuntó.

Sin embargo, un año después ETA sigue estando presente en el discurso político, como arma electoral, principalmente de los llamados partidos "constitucionalistas", el derechista Partido Popular (PP) -en el poder en Madrid- y en el Partido Socialista (PSOE), que se atribuye el éxito del fin de la organización separatista.

Por su parte, el gobierno español de Mariano Rajoy continúa exigiéndole a ETA su desarme unilateral y de esta forma mantiene paralizado el escenario post-conflicto.

Pero ese inmovilismo que se percibe en las esferas de poder no permite ver lo que está ocurriendo debajo de la superficie, en la sociedad civil, incluso desde mucho antes de que ETA hiciera su último anuncio. Por eso, Ríos aseguró sin titubear que "el cese de la violencia es irreversible".

"Hay varias barreras de seguridad que hacen que ETA no se pueda plantear dar marcha atrás en su decisión. Por un lado el rechazo masivo de la sociedad vasca a la violencia, y por otro, que la comunidad internacional ha estado apoyando el proceso. Es prácticamente impensable la vuelta ", aseguró.

"En este tiempo, el gran déficit ha sido que el gobierno no dio pasos decididos en el proceso de paz, pero hubo cambios que quizás son más difíciles de percibir", apuntó.

"Por un lado se normalizó mucho la relación entre partidos, y la reconciliación social va avanzando todos los meses. Hay consensos a nivel social que son muy importantes. El proceso de normalización va muy rápido", indicó.

En ese sentido, Ríos destacó que "a nivel social y político hay consensos básicos, como que la convivencia se tiene que construir con memoria, que se tiene que reconocer a todas las víctimas de la violencia, incluidas las de la policía, que hasta ahora han sido ignoradas".

"También que hay que reconocer el daño causado y el pluralismo de la sociedad vasca. Esto genera la base social de convivencia que es fundamental para construir una cultura de paz que sustituya a la del enfrentamiento que estuvimos viviendo durante tantos años", completó.

En cuanto a la actitud del Ejecutivo el PP en Madrid, Ríos expresó que es "una dificultad esperada, pero sería más sencillo que entendiera que el Estado tiene que velar y garantizar la seguridad de los ciudadanos y , por lo tanto, tendría que abordar con ETA su proceso de desarme y desmantelamiento".

Asimismo, "se podría impulsar el respeto a los derechos humanos, humanizando la situación de las personas que están en prisión -presos etarras-, incluso poniendo medios para evitar casos de torturas".

"El gobierno pide como condición previa antes de hacer nada que ETA se disuelva, y en una situación así la dificultad es insalvable", remarcó.

"Nosotros apostamos por darle el protagonismo del proceso de paz a la sociedad vasca y que sean los partidos políticos y toda la sociedad los que vayan decidiendo las medidas para avanzar. Esto le daría legitimidad a los partidos para conseguir que el gobierno y ETA den más pasos", señaló.

Ríos subrayó que "ETA no va a disolverse mientras no sepa que ocurre con sus militantes, con sus armas y las personas que están en prisión. ETA puede tomar decisiones unilaterales para poder conseguirlo pero en algún momento tienen que haber un contacto con el gobierno y esto está faltando".

"A nivel internacional con todas las personas implicadas se está haciendo un trabajo de `facilitación`, siempre con la idea clara de que los protagonistas de la solución tienen que ser los propios vascos. Lo que hacemos nosotros es prestarles asesoramiento, redes de contacto", dijo respecto al trabajo que está realizando el grupo de contacto dirigido por Brian Currin.

Pero Ríos afirmó que "todas las partes del conflicto podrían hacer mucho más".

"Concretamente la izquierda abertzale tomó decisiones importantes que contribuyeron al proceso de paz, pero de cara al futuro sería importante que pudieran hacer gestos muchos más claros y nítidos de reconocimiento a las víctimas y de su propia responsabilidad en todo lo que ha ocurrido", reflexionó.

En relación a las víctimas, este especialista sostuvo que "como sociedad tenemos que repararlas, atenderlas, comprenderlas, más en este momento que puede ser de frustración".

"La situación cambió mucho, se preguntan por qué ahora toman esta decisión y no hace 20 años, que mi familiar no hubiese sido asesinado. No hay que pedirles nada concreto, porque bastante tienen como para tener que gestionar su dolor", insistió.

Por otro lado, Ríos destacó el "perdón" si es "sincero, crítico y reflexionado puede contribuir a que se avance hacia una convivencia más pacífica en el futuro". Ahora plantear -como hace el gobierno- que los presos de ETA tengan que pedir perdón a las víctimas como condición para acceder a beneficios penitenciarios, este tipo de perdón obligatorio, no funciona, crea más problemas que soluciones".

"Aún queda mucho paso por hacer, pero están las condiciones, vamos en la buena dirección, se puede ser realista y tener esperanza en que la forma de hacer política en el País Vasco ha cambiando de forma radical, y en el futuro podemos vivir nuestras diferencias de una forma distinta a los que hemos hecho hasta ahora", concluyó Ríos.

Télam

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad