actualizado a las 18:56

NO REABREN UN PABELLON DE INTERNACION POR FALTA DE ENFERMERAS

 

La sala de Neumotisiología no es reabierta en el hospital Tornú del barrio porteño de Villa Ortúzar por falta de enfermeras, informaron a Télam Investiga voceros sanitarios y de la Legislatura.



En esa sala se asistían pacientes con tuberculosis.



La sala, que está en un pabellón con 12 camas que debe estar aislado para evitar nuevos contagios, cuenta con equipamiento y muebles, pero no se puede reabrir desde hace cuatro años por carecer del personal especializado para atender a los pacientes.



Como todos los hospitales derivan los pacientes con tuberculosis al Tornú y al Muñiz, ante la falta del pabellón, los médicos deben volver a derivarlos o tratarlos de manera ambulatoria, lo que genera un nuevo riesgo para sus familias.



La diputada del Frente Popular para la Victoria, Gabriela Alegre, visitó el hospital Tornú para enterarse de la situación y allí los especialistas le detallaron los problemas que tienen con esta sala a los que agregaron que el hospital carece de central telefónica.



La falta de un conmutador obliga a los médicos a enviar a los pacientes, para ser internados en el Muñiz, si disponen de camas, a viajar en colectivo hasta el barrio porteño de Barracas, lo que genera un nuevo riesgo.



Alegre detalló que los pacientes con tuberculosis "requieren de un pabellón exclusivo con un aislamiento especial, pero desde que esta sala está cerrada, los tienen que enviar al Muñiz".



El pabellón fue cerrado hace cuatro años -explicó- y la obra ya está lista, pero no se puede reabrir por falta de enfermeras. La necesidad de personal no supera la veintena de cargos que se deben cubrir por concurso.



Alegre recordó que "cuando se produjo la crisis por la Gripe A, se dictó una ley de emergencia para contratar enfermeras, pero la medida no solucionó el problema en ese momento y ahora tampoco alcanza el personal".



La legisladora explicó que "la tuberculosis es una enfermedad que hace 20 años se consideró erradicada por la aplicación de la vacuna, pero ante su reaparición estamos obligados a enfrentarla".



"Ahora la enfermedad -dijo- se muestra estable, pero en esta época del año aumenta el número de casos por lo que es para preocuparse".



Además, muchos casos de bronquilitis derivan en complicaciones que deben ser tratadas en sistemas de neumotisiología, lo que también se complica en cada invierno.



Detalló que "hay formas de tuberculosis llamadas multiresistentes que exigen un mejor aislamiento" por lo que estos pabellones son vitales.



Alegre comentó que en su diálogo con los especialistas del hospital Tornú le explicaron que el lugar cuenta con el equipamiento necesario, entre otras cosas, porque han conseguido el equipamiento por medio de donaciones privadas.



De manera que el cuello de botella de este problema que deja al hospital Muñiz solo ante esta problemática, deviene de la falta de enfermeras que afecta a todo el sistema de salud de la ciudad.-



(*: Material realizado por el equipo de investigación periodística de la agencia

Télam