publicidad
21 de abril de 2011 • 09:00

ABOGADA AFIRMA QUE TESTIGO APARECIO CONFUNDIDO Y BAJO EFECTOS DE ALG

 

Gabriela Scopel, abogada de Víctor Martínez, aseguró que el testigo en la causa por la muerte en 1977 del obispo Carlos Ponce de León que apareció anoche luego de desconocerse su paradero desde el lunes, estuvo "encerrado en una habitación y le daban de tomar pastillas".



En diálogo con Télam, la letrada consignó que Martínez "apareció anoche, gracias a Dios con vida, bajo los efectos de ansiolíticos o de alguna droga que le impedía caminar correctamente porque le afectaba el equilibrio".



"Estaba muy confundido y balbuceante", señaló Scopel, quien detalló que, en ese contexto, lo único que el testigo pudo relatar fue que "lo tuvieron en una habitación, que lo trataron bien, que no le pegaron, que le daban de tomar pastillas y que le decían qué tenía que decir".



Según precisó la abogada, Víctor Martínez apareció anoche "en la avenida Rivadavia y Acoyte", en el barrio porteño de Caballito, y desde allí se comunicó telefónicamente con su esposa.



Luego, indicó la abogada, "alguien tuvo la gentileza de dejarlo en la comisaría 11", ubicada en la avenida Diaz Vélez al 4600, y posteriormente fue traslado al Hospital Durand, donde "le hicieron los análisis de rutina".



"Seguramente los análisis de sangre determinarán qué sustancia le fue suministrada", sostuvo Scopel, quien también consignó que Martínez apareció sin los anteojos que utilizaba en forma permanente.



Por otro lado, la letrada indicó que el testigo, de quien se desconocía el paradero desde el lunes a la tarde, descansaba esta mañana junto a su familia en su casa del barrio porteño de Palermo.



La noticia de la aparición de Martínez fue dada a conocer esta madrugada a través de las redes sociales de Twitter y Facebook por la ministra de Defensa, Nilda Garré: "Confirmo, apareció Víctor Oscar Martínez. Médico legista evaluará su estado. Más info, por la madrugada", dijo pasada la 1.



Martínez, de 52 años, había sido visto por última vez el lunes a las 14, cuando salió de su casa hacia una escribanía a la que nunca llegó, según denunció la familia.



La presidenta Cristina Fernández de Kirchner ordenó que todas las fuerzas de seguridad trabajaran para localizarlo, según informó ayer el ministro de Justicia, Julio Alak, en una conferencia de prensa en la que distribuyó una fotografía del testigo y pidió colaboración de la población.



Garré, por su parte, había ordenado la creación de una división especial integrada por la Superintendencia de Interior y Delitos Federales Complejos para investigar la desaparición y habilitó una línea telefónica especial para recibir información.



El obispo de San Nicolás Ponce de León murió en circunstancias sospechosas en un supuesto accidente automovilístico el 11 de julio de 1977, en plena dictadura, cerca de la ciudad bonaerense de Ramallo.



En la causa que investiga esa muerte, Martínez declaró como testigo y el principal imputado es el ex teniente coronel Manuel Fernando Saint Amant, procesado en varias causas de desaparición forzada de personas.

Télam