Política

publicidad
12 de febrero de 2014 • 11:11

La Unión Ferroviaria cuestionó la decisión y el "ida y vuelta" del Gobierno

El delegado de la Unión Ferroviaria de la línea Sarmiento, Edgardo Reynoso, cuestionó hoy la decisión oficial de que las líneas Mitre, San Martín, Belgrano Sur y Roca quedarán bajo gestión de privados y lo atribuyó a un "ida y vuelta" del Gobierno.



"Esta decisión del Gobierno nos pone otra vez en el ida y vuelta de un Gobierno que un día dice una cosa y mañana dice otra", cuestionó el delegado sindical en una entrevista que le concedió a la radio Rivadavia.



De esta manera, se refirió a la medida, publicada este miércoles en el Boletín Oficial mediante la resolución 41/2014, según la cual las líneas Mitre y San Martín serán operadas por el Grupo Roggio, que actualmente controla a Metrovías, y Emepa se ocupará de las líneas Belgrano Sur y Roca.



"Roggio desde el 90 está con el Urquiza y Emepa desde el 90 está con Ferrovías. Desde 2007 las dos empresas junto con Cirigliano se quedaron con las líneas metropolitanas. Y luego de la masacre de Once salió del círculo Cirigliano y quedaron Roggio y Emepa repartiéndose todo el servicio de trenes metropolitanos", señaló Reynoso.



En este sentido, sostuvo que estos grupos empresarios "nunca se fueron" del ferrocarril, al que definió como "un fabuloso negocio para ellos y una pésima prestación para los usuarios".



También señaló que la línea Sarmiento, que está estatizada, "está muy mal, es de una precariedad absoluta", que "la gran apuesta de Randazzo es traer los equipos chinos, pero no se están haciendo las obras necesarias de adecuación para esos equipos", y que "de los equipos Toshiba no traen los repuestos".



"Vivimos en una precariedad absoluta, no se hacen a conciencia los arreglos", sostuvo Reynoso y apuntó que "la plata se la están llevando las empresas contratistas".



En relación con la tragedia de Once, de la que la semana próxima se cumplirán 2 años, señaló que los trabajadores van a "acompañar a los familiares" en la misa y en la concentración en la catedral porteña.



"Nosotros no decimos que fue ni una tragedia ni un accidente, decimos que fue una masacre, porque fue algo totalmente anunciado, se desoyó las denuncias que nosotros hicimos, que involucró a sindicalistas, a funcionarios del Estado y a empresarios", enfatizó.

Noticias Argentinas