publicidad
26 de octubre de 2013 • 11:32

VICTIMAS Y FAMILIARES DE VICTIMAS DE LA REPRESION DE DICIEMBRE DEL 2001 PID

 

) Víctimas de la sangrienta represión del 19 y 20 de diciembre del 2001 siguen en la incertidumbre, a poco de cumplirse 12 años del histórico suceso que dejó 38 muertos, heridos y detenidos en todo el país, porque todavía no hay fecha para el inicio del juicio oral y público en el Tribunal Oral Federal (TOF) nº6 para establecer responsabilidades y condenas.

El TOF nº6, que se ocupa estrictamente de las víctimas en la Capital Federal, debe poner fecha a la etapa del debate para saber qué pasó, quiénes dieron las órdenes, cómo se ejecutaron y los acusados por cinco ciudadanos muertos y centenares de heridos podrán defenderse.

Para el presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Horacio Verbitsky la demora es "prácticamente una denegación de justicia, es un escándalo, una burla a las víctimas y una falta de interés en corregir, poner límites a los excesos de la violencia institucional".

Si existe un hecho fundante de la Argentina contemporánea son esas 48 horas de revuelta popular derivadas en la caída del gobierno de Fernando De la Rúa. El radical llegó a la Casa Rosada el 10 de diciembre de 1999 y la abandonó el 20 de diciembre del 2001 en medio de una profunda y grave crisis social, económica y política.

El decreto de Estado de Sitio -la supresión de las garantías constitucionales- firmado el 19 de diciembre por De la Rúa, no hizo más que agravar el díficil momento -corralito y saqueos generalizados-, y empoderó a las fuerzas de seguridad y a la Policía Federal por entonces bajo el control del secretario de Seguridad, Enrique Mathov y del ministro del Interior, Ramón Mestre.

La medida de excepción, y considerada irregular por carecer del respaldo del Congreso, estuvo vigente menos de 24 horas. Fundó su razón de ser en que "actos de violencia colectiva provocaron daños y puesto en peligro personas y bienes con una magnitud que implica un estado de conmoción interior". Una especie de carta blanca que permitió a los policías detener, herir y matar personas en distintos puntos del país.

En el largo camino judicial el ex presidente fue sobreseído a fines del 2012 por la Cámara de Casación Penal, pero los querellantes llevaron el caso a la Corte Suprema de Justicia (CSJN) por lo que aún no está dicha la última palabra.

Mestre falleció pero resta saber el destino penal de otros actores como Mathov, del entonces Jefe de la Federal, Rubén Santos y otros uniformados que en esas feroces horas salieron con todo y resultaron imputados en la causa.

En el 2002 comenzó la instrucción por parte de los jueces María Servini de Cubría y Claudio Bonadío mientras que el debate oral y público cayó en el TOF nº6, que debe sentar en el banquillo de los acusados a 14 imputados por cinco fallecidos y 40, sobre cientos, heridos que presentaron reclamo judicial.

El 20 de diciembre, Diego Lamagna, Marcelo Riva, Carlos Almirón, y Alberto Márquez murieron atacados por efectivos de la Policía Federal en cercanías del cruce de la 9 de Julio y la avenida de Mayo y el Obelisco, mientras que Gustavo Benedetto, fue ultimado a balazos en la avenida de Mayo al 600.

María del Carmen Verdú, abogada y referente de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) reconstruyó durante una entrevista con Télam la muerte "con diferencia de minutos" de Petete Almirón, Riva y Lamagna a manos de un pelotón comandado por "el entonces subcomisario Ernesto Sergio Weber, uno de los grandes impunes".

"Weber dirigía el pelotón que estaba sobre avenida de Mayo y 9 de Julio tratando de impedir que la gente que venía desde Congreso por avenida de Mayo llegara a la Plaza de Mayo. La orden del gobierno nacional era desalojarla e impedir que llegue mas gente", dijo.

Verdú recordó que "ya se había producido el episodio del HSBC donde el ex militar y jefe de seguridad, Jorge Varando y los policias a su cargo dispararon a Benedetto (16.45 horas). Los muchachos corren, se producen varias descargas cerradas y en cuestión de minutos caen los tres con balas de plomo".

"Petete recibió la bala prácticamente en el corazón. De hecho si te vas caminando a 9 de Julio y avenida de Mayo en la plazoleta vas a ver la placa que cada tanto nos rompen. Todo esto fue el 20 de diciembre porque el 19 en la ciudad de Buenos Aires no hubo muertos", precisó la abogada.

Aunque pronto se cumplirán 12 años de esos dramáticos sucesos y la ciudad y el país son otros, bien diferentes de esos días, algo sigue impune y los muertos y los heridos siguen sangrando en las calles de la capital de la República Argentina.

Télam