publicidad
05 de agosto de 2010 • 15:59

Al empresario correntino descuartizado en Goya lo mataron a golpes y puñaladas

 

El empresario correntino asesinado y descuartizado en la ciudad de Goya murió como producto de dos puñaladas en el estómago y fuertes golpes en la cabeza, según los resultados de la autopsia conocidos hoy.



El hijo de la víctima consideró hoy que "el caso está esclarecido en un 95 por ciento" y contó que estuvo compartiendo un café con el homicida desconociendo que horas antes había ultimado a su padre. "Tomamos un café con él, sin saber que antes había matado a mi padre", contó Horacio, el hijo de la víctima, en referencia al hecho que conmociona a la provincia.



Los restos del empresario Horacio Rodriguez Videla, de 65 años de edad, aparecieron en varias partes de la casa de su colega Carlos Lerena, quien quedó detenido como el principal sospechoso del crimen que ocurrió luego de que la victima le reclamara el pago de una deuda de 167 mil pesos por la venta de 60 novillos.



Horacio hijo relató hoy en declaraciones a radio La Red de Corrientes que su padre había desaparecido el martes, cuando viajó desde la ciudad de Mercedes a Goya porque Lerena le había prometido pagarle la deuda.



"Como no volvía comenzamos a llamarlo y no contestaba. Wntonces con mi hermana (Ana Rodríguez Videla) llamamos a Lerena y se ofreció a ayudarnos a buscarlo. Fuimos a Goya, nos encontramos con él y nos dijo que el auto de mi padre estaba en una estación de servicio y en ese lugar, con total tranquilidad y sin ponerse nervioso, nos invitó a tomar un café", recordó.



El joven contó que luego de unos minutos de conversación dejaron a Lerena y fueron a dar aviso a la comisaría, momento apartir del cual comenzó la búsqueda de Videla por la ciudad.



"Como ya habían pasado muchas horas sin que apareciera, contamos con las influencias de (el gobernador Ricardo) Colombi para que actúe rápido la policía", reconoció.



Contó que "el primer allanamiento que se hace, también con intervención de la fiscalía, es en la casa de Lerena porque se trataba de la persona que había tomado contacto con mi padre".



El hijo de la víctima agregó que "en ese momento, y ya en su casa, Lerena se quebró y confesó que el cuerpo estaba ahí, y ayudó a la policía a juntar los restos que estaban en el baño del quincho y en otras partes de la casa".



A partir de este relato, el joven aseguró que el caso "está esclarecido en un noventa y cinco por ciento y esperamos que este tipo pase el resto de su vida en la cárcel".



Mientras tanto, el acusado sigue detenido en una dependencia policial de Goya y se espera que el juez de la causa, Raúl Balestra, y el fiscal, Guillermo Barry, le tomen una primera declaración.



La autopsia del cadáver determinó esta mañana que el mismo no tenía impactos de bala y que la muerte se produjo por dos puñaladas en el estómago y varios golpes en la cabeza.

Noticias Argentinas