Sociedad

publicidad
29 de septiembre de 2013 • 11:19

Alopecia areata universal: cuando el cuerpo pierde todo el pelo

 

La alopecia areata unirversal es una condición en la cual existe una pérdida total de todo el pelo del cuerpo, aunque puede ser revertida con el tratamiento adecuado.



La alopecia areata es una enfermedad autoinmune, específica de órgano, el folículo piloso.



Produce una alopecia no cicatrizal en aproximadamente el 1% de la población, con ligera predominancia en mujeres, entre los 15 y 40 años de edad.



Así lo explicó la dermatóloga Mariel Morosini, miembro del Centro de Tratamiento Capial Giovanni Bojanini, quien afirmó que el grado de compromiso "puede ir desde una enfermedad leve hasta casos muy serios".



En diálogo con Noticias Argentinas, Morsini detalló que la presentación típica de este trastorno es "la de un cuadro súbito de parches de alopecia no cicatrizal de diferentes formas: ya sea circunscripta, difusa o en banda y, principalmente, en la región témporo-occipital (alopecia ofiásica), en región fronto-parietal o de forma reticulada".



"Cuando estos parches se extienden y confluyen hasta afectar todo el cuero cabelludo, se conoce como alopecia totalis, y esta a su vez cuando se asocia a la pérdida de toda la superficie pilosa del cuerpo, se la denomina alopecia universalis", añadió la dermatóloga.



La especialista comentó que durante el examen físico "se observa ausencia de pelo sobre una piel normal, con preservación de los orificios foliculares y sin cicatrización".



En ese sentido, destacó que "en la periferia de los parches, suelen encontrarse pelos en "signos de exclamación", los cuales son más cortos y delgados, y puntos amarillos o "yellow dots", que corresponden a los infundíbulos foliculares dilatados con sebo en su interior".



Asimismo, aclaró que el examen de laboratorio no suele ser necesario para hacer el diagnóstico, ya que no existe ninguna prueba confirmatoria.



Sobre el pronóstico de la evolución de la enfermedad, Morosini advirtió que "es muy variable y poco predecible" ya que "la remisión espontánea se puede esperar en 34 a 50% en un plazo de un año; sin embargo, casi todos, experimentan más de un episodio".



"Por el contrario, quienes han tenido pérdida del cabello persistente o con remisiones breves e incompletas, tienen mal pronóstico. También son de pronóstico malo, aquellos pacientes con historia familiar, atopía, inicio antes de la pubertad y larga duración de la alopecia areata, así como los pacientes con Totalis o Universalis", añadió.



Al ser consultada sobre las causas de la alopecia areata, la especialista indicó que "son muy difíciles de definir" aunque aclaró que se la asoció "con otras enfermedades autoinmunes, como Tiroiditis de Hashimoto, Diabetes tipo I, Enfermedad de Addison, Vitiligo, Lupus Eritematoso".



"Por otra parte se puede observan cambios ungueales, como hoyuelos en la lámina, surcos transversales, longitudinales, onicólosis, etc", agregó.



La especialista señaló que "la causa fisiopatológica de esta enfermedad se la relaciona con un colapso del privilegio inmunitario del folículo piloso, ocasionado, a su vez, por la inmunidad celular, con producción secundaria de auto-anticuerpos dirigidos contra componentes del folículo".



"Esto ocasiona una destrucción no permanente de este, con posibilidad de que el pelo vuelva a crecer. De todas formas, aún se desconoce si la inducción de esta enfermedad resulta de la exposición a antígenos exógenos o endógenos, o si representa alguna consecuencia de una reacción inmunitaria a epítopos (porción de una macromolécula que es reconocida por el sistema inmunitario) normales o aberrantes. Una posible causa desencadenante o agravante de este padecimiento, sería una situación emocional definida o estrés. Por lo que el tratamiento adecuado, debería contemplar este evento, para mejores resultados", dijo.



Sobre los tratamientos, Morosini destacó que son "personalizados" y adecuados a las necesidades de cada uno de los pacientes y remarcó que suelen tener "éxito" en la recuperación capilar.



En ese sentido, destacó que en el Instituo Giovanni Bojanini de Buenos Aires se atienden dos casos de alopecia universal en los que "se pueden observar importantes avances".



Entre los productos utilizados para este tipo de tratamientos, la dermatóloga indicó que "sólo el 1 por ciento necesita corticoides", y añadió que en general, se utilizan hormonas y shampoos, y lociones magistrales.

Noticias Argentinas