publicidad
03 de noviembre de 2013 • 12:41

Banda narco habría lavado dinero con la compra y venta de jugadores de fútbol

 

Una peligrosa banda de narcotraficantes que fue desbaratada la semana pasada en un famoso barrio privado de la zona norte del Gran Buenos Aires habría lavado dinero con la compra y venta de jugadores de fútbol.



El lavadero de autos Los Magníficos, en el barrio privado Nordelta, se convirtió en los últimos años en un punto de encuentro para muchos vecinos, entre ellos conocidos futbolistas que militan en los clubes más importantes del país.



Ahora, en la Justicia y la Policía investigan si los colombianos detenidos el lunes pasado por narcotráfico, entre ellos los dueños del mencionado comercio, blanquearon parte del dinero proveniente de la venta de cocaína a gran escala en algunos pases de jugadores de equipos de primera división.



La causa, que hasta el momento tiene doce encarcelados, está en el despacho del juez federal de Lomas de Zamora Alberto Patricio Santamarina.



Los presuntos cabecillas serían los colombianos Jesús Antonio Yepes Gaviria (47) y Jhon Eduard Martínez Grajales (37), alias El Doctor, según la investigación en la que intervienen efectivos de Narcotráfico de Lomas, cuyo jefe es el comisario mayor Marcelo Di Pascua, y Drogas Peligrosas de la Federal, a cargo del comisario mayor Néstor Roncaglia.



Martínez Grajales, que es uno de los dueños de Los Magníficos, está detenido junto a uno de sus dos hermanos, Fabián Andrés (32), quien figura como socio de una empresa llamada Football Group Internacional SA, que se dedica a la representación y transferencias de jugadores, especialmente conocidos deportistas de clubes importantes de nuestro país.



Ahora, los investigadores se han concentrado en analizar el accionar de dicha empresa, de la que intervendrían también argentinos, debido a la sospecha de que parte del lavado del dinero proveniente del narcotráfico se habría realizado mediante pases de futbolistas.



"No sabemos hasta dónde puede llegar este entramado, lo que sí estamos seguros es que movieron muchos millones de dólares", dijo una fuente consultada por DIARIO POPULAR.



Pero hay un dato más que encendió las alarmas. El otro hermano de Martínez Grajales, Reymond Antony (29), que si bien no quedó involucrado en esta causa por drogas y está libre, figura en otro expediente por narcotráfico que quedó radicado en la fiscalía Temática del Departamento Judicial San Martín, a cargo del doctor José Guozden.



Esa causa se abrió poco antes del anterior superclásico cuando un juez de la Capital Federal ordenó varios allanamientos y, además de entradas para presenciar River-Boca y armas, halló 170 kilos de cocaína en un galpón de San Martín que era custodiado por un hombre conocido con el apodo de El Tucumano.



En medio de los procedimientos, se incautó en poder del sospechoso un VW Bora cuyo dominio estaba a nombre del menor de los Martínez Grajales. El Tucumano sería segunda línea de una de las facciones de La Doce, la barra brava de Boca. Una vez más, el negocio de la droga se vincula con la periferia del fútbol argentino.



Si bien los allanamientos por esta causa se hicieron entre el domingo y el lunes pasados, cuando detectaron mediante escuchas telefónicas que estaban transportando 114 kilos de clorhidrato de cocaína que habían adquirido en la localidad salteña de Salvador Mazza, lo cierto es que las actuaciones comenzaron el año pasado y desde ese momento fueron descubriendo una trama de empresas y sociedades dedicadas al lavado de dinero.



En una de esas escuchas, uno de los involucrados pidió un presupuesto para adquirir dos aviones, se cree para poder trasladar una mayor cantidad de cocaína que, de acuerdo a los investigadores, tenía destino final los muy rentables mercados europeos. Entre los detenidos también figura un colombiano que estaba haciendo un curso de piloto civil.



También, en la investigación se pudo probar que las reuniones de los integrantes de la presunta banda se desarrollaban, casi siempre, en el salón de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional, cuya sede se encuentra en la calle Groussac de El Talar, en Tigre. El pastor de dicha congregación, el colombiano David Andrés Acevedo Muñoz, quedó preso en la causa acusado de presunto narcotráfico y lavado de activos. Lo acusan de ser el presunto consejero de la banda.



Los allanamientos, 32 en total, se hicieron en oficinas de la Capital Federal y en distintos barrios privados de la zona Norte del Gran Buenos Aires. Entre ellos, el Marinas Golf, el Santa Catalina del Complejo Villa Nueva de Benavídez y la ciudad pueblo Nordelta.



En este último lugar vivía el otro supuesto jefe de la organización, Yepes Gaviria, que se dedicaría al lavado de activos, junto a su esposa Claudia Natalia Arias Celis (38), también detenida aunque con un pedido de arresto domiciliario presentado por su abogado, Patricio Poplavsky, debido a que tiene tres hijos chicos que ahora están al cuidado de una empleada.



Yepes Gaviria, de acuerdo a la investigación, habría adquirido 29 propiedades sólo en el complejo Nordelta, además de haber invertido en hoteles de la zona Norte, en los que figuraría como socio de conocidos empresarios y al menos un intendente cuyo municipio es atravesado por la Ruta Nacional 8.



Si bien por el momento son 12 los detenidos, no se descarta que en las próximas semanas en juez Santamarina ordene más capturas, especialmente vinculadas al enorme entramado empresarial que habrían ideado los supuestos narcotraficantes.

Noticias Argentinas