1 evento en vivo

Destacan la importancia de construir un nuevo paradigma nutricional a partir de la alimentación en las escuelas

8 may 2014
13h21
  • separator
  • comentarios

La alimentación en las escuelas se convirtió en un elemento muy importante en el desarrollo de los niños ya que los establecimientos educativos son un eje rector de las actividades de sus alumnos, entre las cuales la nutrición está presente de manera muy marcada.



Así lo explicó el director del Centro De Estudios Sobre Nutrición Infantil (CESNI), Esteban Carmuega, quien destacó que que la escuela "brinda comida a partir de los programas, presente porque hay kioscos dentro y fuera de la escuela que interfieren positiva y negativamente en los hábitos".



"Se conforman hábitos, liderazgos y valores en cuanto a la alimentación. Se establece un estilo de actividad física. La nutrición en la escuela es un eje para discutir entre todos los países de la región".



En diálogo con NA, el director del CESNI destacó que en la actualidad, existe un nuevo paradigma nutricional ya que "durante mucho tiempo los programas de alimentación escolar estuvieron vistos como una forma de asistencia alimentaria para palear el hambre y tratar de evitar la desnutrición".



Al respecto, señaló que si bien "no quiere decir que esa batalla haya sido ganada, no hay razón para este nuevo paradigma que establece un nuevo capital social desde la gestación hasta la etapa escolar".



"Ya no alcanza con palear el hambre sino que los niños puedan tener el mejor crecimiento, que el comedor y la nutrición en la escuela sea sinérgica con la capacidad de aprender y el desempeño físico y deportivo. Y para ello hay que repensar los programas alimentarios pensando en nuestra situación nutricional, la deficiencia de micronutrientes críticos que interfieren en el proceso educativo, la calidad de la alimentación más que la cantidad", explicó el especialista.



Además, advirtió que en la actualidad "se gasta tanto en los kioscos escolares como se gasta en programas" y destacó la necesidad de transformar a estos comercios en "aliados de la salud".



"Los kioscos pueden transformarse en grandes aliados si se orienta el consumo y se apoya la educación de los consumidores. Las regulaciones solas si no están acompañadas de los chicos y sus familias no alcanzan para transformar esta realidad. Hay que replantear los alimentos que se ofrecen. Hay que pensar qué liderazgo se generan en los maestros y en los propios alumnos para ejercer ese mejor consumo", añadió.



Al ser consultado sobre como mejorar la situación, Carmuega afirmó que "la cultura, entre ellas la alimentaria, forman parte del acerbo de una sociedad y se construye entre todos".



"Para enseñar a comer es necesario que la escuela juegue un papel central, que la industria sea responsable y acompañe con alimentos más saludables.



En ese sentido, el experto consideró "clave" el papel que tienen que desempeñar el Estado y de todas las organizaciones de la sociedad.



"Hemos puesto la nutrición escolar en segundo plano durante muchos años. Hay que re jerarquizarla con nuevos objetivos. Que es la construcción del capital social que se traduce en niños que salgan de la escuela teniendo una vida longeva, saludable y productiva", enfatizó Carmuega, quien participó del Simposio que organizó en esta capital el Instituto Danone del Cono Sur, y que reunió a especialistas de toda la región.



Por su parte, Ricardo Uauy, del Instituto Danone del Cono Sur (IDCS) filial Chile, manifestó que "la nutrición hace unos años era un motivo de vida o muerte para los niños de la región".



"Todavía sigue siéndolo en algunos países y por eso la OMS en el 2000 se puso en las metas del milenio detener las muertes. Pero no queremos que detengan las muertes solamente, queremos que los niños crezcan se desarrollen en su potencial completo, mente cuerpo y eso significa que la inversión en capital humano determina qué países funcionan y qué países no", agregó Uauy.



El experto chileno señaló que "tras la segunda guerra Europa quedó destruida en su capital físico pero no humano, pero Alemania se recuperó en menos de 10 años", mientras que "en Asia y América Latina está yendo todo muy lento".



"La clave no es cuántos puentes construimos sino cuál es el coeficiente mental y el desarrollo de los niños. Esa es la inversión que hay que hacer. Hay progreso pero hay disparidad. La inversión en capital humano es lo más rentable. Es un mal negocio tener niños desnutridos", enfatizó Uauy.



Carmuega detalló que cuando se habla de nutrición en la escuela, se refiere "al gasto que implica" pero pidió "hablar de la inversión, porque la alimentación es sinérgica del proceso educativo y es una inversión del capital social".



"Los economistas estiman que en distintos lugares del mundo el retorno representa entre el 4 a 1 al 6 a 1. Cómo no debería ser una prioridad para nuestros países. Hay que replantearse el financiamiento de los programas alimentarios y la filosofía con los cuales se generan. La idea es poder realizar un documento comparativo, reflexivo de las experiencias de los países para mejorar y cambiar el paradigma de la alimentación escolar. No prevenir la desnutrición solamente", dijo.



A su vez, Ricardo Weil, secretario ejecutivo del Instituto Danone del Cono Sur (IDCS), aseguró también que "el rol de la industria alimentaria es clave, especialmente en el desarrollo de alimentos que sirvan para satisfacer estas necesidades".



"Y evidentemente implica un sacrificio. Hay que desarrollar productos que estén adecuados a los chicos y que sean coherentes con el compromiso de llevar salud a las personas a través de estos alimentos. Si una industria no está comprometida con este objetivo trabaja a muy corto plazo", dio Weil.

Noticias Argentinas

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad