publicidad
10 de febrero de 2013 • 09:01

El Año Nuevo Chino se abrió con tremenda fiesta en Asia

 

Con estruendo de petardos y fuegos artificiales, más de mil millones de asiáticos celebraban este domingo la entrada del año de la Serpiente, un animal asociado a la fortuna, la sabiduría y la longevidad.



Al llegar la medianoche en Pekín y toda China, los cielos se iluminaron con millones de fuegos de bengalas, y las calles se abarrotaron de gente en medio del ruido de los petardos, que según la creencia alejan a los malos espíritus.



En esta noche de fiesta, la cantante canadiense Céline Dion fue una de las estrellas de la gala de la televisión estatal china CCTV, seguida por cientos de millones de telespectadores. En ella cantó "My Heart Will Go on", el celebérrimo hit de la película "Titanic", muy apreciada por el público chino.



La canadiense interpretó igualmente "Molihua" (flor de jazmín) en dúo con Song Zuying, una gran soprano china. También participó en la gala Liu Yang, que en junio fue la primera astronauta china.



En la cadena Dragon TV de Shanghai, la estrella de la noche fue el surcoreano Psy, con su famosa danza "Gangnam Style", un superéxito planetario.



Los chinos pasaban en familia o en el templo esta festividad, observada en el este y el sureste asiático, y en general allí donde se encuentra la diáspora china.



En Singapur, el primer ministro Lee Hsien Loong animó a los habitantes a prolongar durante el año de la Serpiente la subida de la natalidad observada durante el año del Dragón, recién terminado. Y es que la ciudad-Estado es muy dependiente de los trabajadores extranjeros.



En el Zodiaco chino, la Serpiente es un animal asociado a la sabiduría, la fortuna y la longevidad, aunque tiene reputación de ser menos propicio que otros.



En Pekín, las ventas de petardos y fuegos artificiales se redujeron un 37% este año respecto a los anteriores, ya que sus habitantes no quisieron agravar la espesa nube de contaminación que ha ahogado a la capital durante los últimos días.



Según la prensa, la celebración de Año Nuevo también se observaba este domingo en los barcos chinos que patrullan cerca de un archipiélago reivindicado por Pekín y Tokio en el Mar de China Meridional.



En Hong Kong, los habitantes se preparaban para asistir al tradicional desfile naval nocturno en la Bahía Victoria, rodeada de sus famosos rascacielos.



En el otro hemisferio, la primera ministra australiana, Julia Gillard, felicitó en un breve mensaje a los 900.000 habitantes de ascendencia china que viven en Australia.



El artista contestatario chino Ai Weiwei, quien aparentemente no ha previsto aminorar su militantismo durante el nuevo año, envió este mensaje en Twitter: "Primera frase del año: liberen a todos los prisioneros políticos".

Noticias Argentinas