El Papa Francisco y la paloma que no quiso irse de su lado