Sociedad

publicidad
15 de septiembre de 2010 • 08:56

Novio despechado mandó fotos hot de su novia por Bluetooth

"No te preocupés que son para mí. Yo las guardo". La promesa dejó un poco más tranquila a la menor. Pero tras la pelea, el novio despechado decidió usar las fotos que le había tomado a la jovencita mientras mantenían relaciones sexuales, y luego comenzó a pasárselas a los teléfonos de sus amigos, vía bluetooth.

El caso, ocurrido en Tucumán, desencadenó en un escándalo familiar, que terminó con una denuncia familiar y el muchacho detenido, acusado de abuso sexual y otros delitos.

El hecho ocurrió en una ciudad ubicada al norte de la capital. Allí, hace más de seis meses, una adolescente de 15 años inició una relación sentimental con un joven de 22. Según le explicó luego la jovencita (cuyo nombre, al igual que los de sus familiares no se publican por razones legales) a su madre, habían mantenido relaciones tres veces.

La última fue cuando él le tomó fotos con su celular, y aunque ella le pidió que las borrara, él se negó aduciendo que quería tenerlas para recordarla, pero que no se las iba a mostrar a nadie. Ella no insistió más. Hace tres meses ambos se separaron.

El martes, la hermana de la menor le dijo a su madre que estaban circulando fotos pornográficas de la adolescente a través de teléfonos celulares. En principio la menor lo negó, pero ante la evidencia terminó confesando lo que había pasado. Entonces su madre radicó una denuncia en la sección Seguridad Personal de Investigaciones, expresa el portal de La Gaceta.

Policías al mando de los comisarios Víctor Barraza, Humberto Ruezga y Raúl Ferreira comenzó a hacer averiguaciones, y le explicó lo sucedido al fiscal Carlos Sale, quien requirió orden de detención al juez de Instrucción Víctor Manuel Pérez.

La Policía ubicó al muchacho en inmediaciones de una finca y lo arrestó. Entre sus pertenencias tenía el teléfono celular, en el que todavía estaban guardadas las fotos comprometedoras.

El joven fue acusado de abuso sexual agravado y de distribución de imágenes de contenido sexual. En caso de ser condenado puede recibir una pena de hasta seis años de prisión.

Fuente: 24CON