Sociedad

publicidad
25 de agosto de 2013 • 15:32

SE CONOCE FALLO POR CRIMEN Y TORTURAS EN MARIANO ACOSTA

 

El veredicto en el juicio a 11 ex policías y una mujer acusados del crimen de Fabián Gorosito, cuyo cadáver fue encontrado en 2010 en una zanja de la localidad bonaerense de Mariano Acosta, y de las torturas contra otros tres jóvenes se conocerá esta semana en los tribunales de Morón.

El fallo se dará a conocer el jueves próximo a las 14.30, en la sala de la planta baja del edificio judicial situado en Almirante Brown y Colón, en dicho partido de la zona oeste del conurbano.

Silvio Alfonzo, uno de los abogados de la familia de la víctima, dijo a Télam que concurrirán a los tribunales para brindarles su apoyo miembros de diferentes organizaciones sociales y de Derechos Humanos, como la Comisión Provincial por la Memoria, que participa del proceso como veedora.

En el banquillo de loa acusados se encuentran 11 ex policías de la comisaría de Mariano Acosta y la esposa de uno de ellos, que llegaron al debate imputados de dos hechos.

El primero es el caso de "torturas seguidas de muerte" en perjuicio de Gorosito y el otro es un hecho de "torturas agravadas" cometido tres días antes de dicho crimen contra otros tres vecinos de Mariano Acosta.

En los alegatos del mes pasado, los fiscales Antonio Ferreras y Alberto Moyano solicitaron al TOC 5 que condene a prisión perpetua al ex oficial principal Adrián Giménez, al ex subcomisario Pablo Nievas y a los ex oficiales Raúl Ortiz y Cristian Fortunato como "coautores" de las torturas seguidas de muerte de Gorosito.

En tanto, los fiscales pidieron penas de 13 años para el ex ayudante principal Hernán Oviedo y de 11 para el ex oficial Luis Fernández, por el mismo hecho pero como "partícipes necesarios".

Mientras que para los ex oficiales Gabriel Sánchez y Leonardo Ose requirieron cuatro años de prisión por considerarlos "partícipes secundarios", al igual que el ex jefe de calle Rubén Villalba, para quien pidieron una pena de tres.

Respecto del caso de las torturas contra los otros tres vecinos, los fiscales imputaron a Giménez, Fortunato, Nievas, Oviedo; y también a los ex oficiales Marcelo Dipierro y Gonzalo Cueli, y a Aixa Soledad Sosa, esposa del primero.

Los representantes del Ministerio Público solicitaron para Dipierro, Cueli y Sosa penas de 12, 11 y 8 años, respectivamente.

Por su parte, los abogados de la familia de la víctima, Alfonzo y Raúl Quinteros, solicitaron reclusión perpetua para los 11 ex policías mencionados al unir los dos hechos ventilados en el debate, y una pena de 10 años para Sosa pero sólo por el caso de los otros tres vecinos.

Los querellantes consideraron que los ex funcionarios de la comisaría de Mariano Acosta "conformaban un grupo parapolicial", ya que también actuaba cuando sus miembros "se encontraban fuera de servicio", precisaron las fuentes.

A su turno, los defensores de los imputados solicitaron la absolución de todos ellos por falta de pruebas y consideraron que se trata de una "causa armada".

Durante el juicio, que comenzó en mayo último, sólo declararon los acusados Fortunato, Oviedo y Nievas, quienes dijeron ser inocentes.

Gorosito (22) apareció muerto el 15 de agosto de 2010, en un descampado ubicado en Gabriela Mistral y 24 de Noviembre, junto a las vías de la ex línea Belgrano, en Mariano Acosta.

En un primer momento, se quiso hacer pasar la muerte del joven como un accidente, producto de una intoxicación y posterior caída a una zanja, pero los peritajes determinaron luego que el muchacho había sufrido un severo castigo y una muerte por asfixia.

Tras el hallazgo, varios testigos denunciaron que la noche anterior Gorosito había ido a comprar a un kiosco cuando fue interceptado para su identificación por un auto particular y dos motos policiales.

Según estos testimonios, ante esa situación, Gorosito salió a la carrera y desapareció hasta el día siguiente, cuando fue hallado muerto.

Al profundizar la pesquisa, la fiscal Valeria Courtade reunió elementos para sospechar que Gorosito fue llevado a la comisaría local donde, aparentemente, fue víctima de tormentos y luego llevado hasta el descampado donde lo asfixiaron aplastándole el rostro contra la tierra.

Una de las hipótesis apuntó a que los policías trasladaron a Gorosito a la seccional para que se hiciera cargo de un supuesto caso de robo y violación.

Otra pista fue la de una posible venganza contra el muchacho porque éste aparentemente se vinculaba sentimentalmente con la mujer de Giménez, quien negó esa situación en su indagatoria.

Mientras que otros tres vecinos de Mariano Acosta denunciaron luego que el 12 de agosto, varios policías los habían trasladado ilegalmente a la seccional local donde los torturaron.

En el juicio, uno de esos denunciantes reconoció como partícipes de esos hechos a los acusados Giménez, Fortunato, Ortiz, Oviedo, Nievas, Villalba, Dipierro y Cueli.

Y también contó que en momentos en que los tres estaban esposados y arrodillados y eran torturados por los efectivos, ingresó a la seccional Aixa Sosa, quien dijo que ellos le habían robado y también los golpeó.

Télam