Tras la inundación y el temporal, un caudal de solidaridad