Sociedad

publicidad
07 de septiembre de 2010 • 12:45

Un detenido por el caso del estudiante universitario asesinado en Castelar

 

Un joven de 26 años fue detenido por su presunta responsabilidad en el asesinato del estudiante universitario Nicolás Arroyo, ultimado el viernes pasado de un balazo por delincuentes que asaltaron un quiosco en la localidad bonaerense de Castelar.



El sospechoso, apodado "La Chancha", fue arrestado durante un operativo policial realizado en jurisdicción de la comisaría de Gervasio Pavón, en la zona sur del distrito de Morón, informaron esta mañana voceros policiales.



La Policía tenía identificados desde el sábado a "La Chancha" y a un cómplice que se mantenía prófugo, en relación al crimen cometido el viernes último por la noche.



Según explicó a Noticias Argentinas el comisario Guillermo Bianchi, jefe de la Departamental Morón, efectivos de esa dependencia y la DDI local habían llevado a cabo ayer un allanamiento en la casa del sospechoso, aunque no había podido ser hallado en ese lugar.



Es por eso que cerca de las 9:00 de la mañana de hoy se montó un operativo en la calle Achagay Bermúdez y de detuvo a "La Chancha", en la puerta de un domicilio que ya estaba en la mira de los investigadores.



Cuando habían allanado la vivienda, el personal policial había secuestrado una escopeta, aunque el comisario aclaró que no se trata del arma homicida ya que Arroyo fue ultimado de un disparo efectuado con una pistola calibre 9 milímetros.



El estudiante de 20 años fue asesinado el viernes pasado en William Morris y Blas Parera, en la zona sur de Castelar.



Todo se inició cuando el joven detuvo su Renault Clio en el que circulaba junto a un amigo de regreso a su casa desde la Universidad Nacional de La Matanza, donde cursaba sus estudios.



Arroyo permaneció junto a su auto y comenzó a enviar mensajes de texto con su celular, mientras su amigo se dirigía a un kiosco, en el momento en el que llegaron al lugar dos delincuentes armados, con intención de robar en el comercio.



Uno de los asaltantes, aparentemente porque creyó que el muchacho llamaba a la Policía con su celular, lo mató de un disparo en la espalda.

Noticias Argentinas