0

Marruecos quiere atraer a sus montañas al buitre leonado

17 feb 2017
07h58
  • separator
  • comentarios

Marruecos se ha propuesto atraer al buitre leonado, ave rapaz que antaño vivió en el norte de África y ahora solo transita por sus cielos, y ha reintroducido varios ejemplares en el Monte Musa, entre Tánger y Ceuta, con el fin de que aniden y creen colonias locales.

El pasado mes de abril, se contaron hasta 1.600 buitres leonados que atravesaron el Estrecho de Gibraltar de camino a España -donde hay las mayores colonias de Europa-. Las rapaces suelen hacer escala en Tarifa (sur de España) antes de retomar vuelo cuando encuentran corrientes ascendentes.

Ahora Marruecos quiere "invitar" a los buitres leonados a quedarse y anidar en su territorio, como han hecho Francia e Italia, que han logrado reintroducir la especie. Y qué mejor lugar para hacerlo que "la Mujer Muerta", como siempre se ha conocido al Monte Musa.

El Monte Musa es la superficie más alta de la orilla sur del Estrecho, con una altitud de 851 metros, y es el espacio adecuado para que estas aves carroñeras hagan escala o aniden de forma permanente.

"Queremos reintroducir esta especie amenazada y que desapareció del hábitat marroquí, con el fin también de restaurar el ecosistema del Monte Musa para que recupere su biodiversidad faunística", dijo a Efe el Alto Comisario de Aguas, Bosques y Lucha contra la Desertificación (impulsor del proyecto), Abdeladim El Hafi.

Los ornitólogos marroquíes afirman que hace treinta años el buitre leonado anidaba en el Monte Musa antes de desaparecer por la degradación de los ecosistemas del lugar.

Actualmente, estos aves pasan por el Monte Musa en otoño solo para quedarse un par de días antes de retomar su camino emigrando más al sur del Sáhara en invierno y regresando hacia Europa en primavera.

Los buitres leonados son aves que pueden pesar hasta 11 kilos y tienen una envergadura en sus alas de hasta 110 centímetros, sus plumas son de color canela o marrón oscuro; su cabeza, blanca y calva y en la base del cuello tienen una especie de collar de plumas blancas.

La migración bianual del buitre sucede hasta la edad adulta, que es cuando el ave forma pareja y anida. Una etapa que Marruecos quiere que se haga sobre su territorio, al igual que sucede en España (donde vive una de las mayores colonias de Europa).

La operación de reintroducción del este buitre en el monte marroquí se estrenó este mes cuando el Alto Comisario y de Aguas y bosques junto a varios profesionales del zoológico de Rabat acudieron al Monte Musa para soltar en sus aires a cinco buitres.

Estas aves habían sido encontradas por los aldeanos de la zona heridas y en estado de fatiga, y luego entregadas a las autoridades forestales, que las depositaron en el zoológico de Rabat donde fueron curadas durante un año.

El día de la suelta, los responsables forestales colocaron a las aves en cinco cajas grandes, sobre uno de los puntos más altos del monte, cerca de un precipicio, y eligieron un día soleado marcado por mucho viento.

A medida que abrían las cajas, los cinco buitres se precipitaban hacia el exterior expandiendo sus alas y alzando el vuelo en amplios círculos hasta desaparecer en el horizonte.

Cada una de las aves llevaba un código y un chip para poder hacerles un seguimiento y estudiar su comportamiento, según explicó a Efe, Abderrahim Salhi, director técnico y veterinario en el Zoológico de Rabat.

Para acompañar esta iniciativa se firmaron varios convenios destinados a mejorar los ecosistemas del Monte Musa y también para crear comederos para estas aves carroñeras.

Sin embargo, varios especialistas en el ámbito estiman que la operación es prematura porque aún no se dan las condiciones para que el buitre leonado anide tranquilamente en el monte sin ser molestado por la creciente actividad humana.

"La operación es interesante para sensibilizar (a la población) pero la actividad humana perturbará su instalación", explicó a Efe Brahim Bakas, presidente del Grupo de Ornitología de Marruecos.

De hecho, a pocos días de la suelta de las rapaces, una de ellas apareció capturada por un grupo de jóvenes en Fnideq (Castillejos) que posaron junto al ave en unas fotos que traducían el maltrato sufrido por el ave.

Las fotos se hicieron virales en las redes sociales y en los medios nacionales causando indignación. Las autoridades forestales lograron recuperar el ave y lo pusieron a volar; además de que la Fiscalía general de la ciudad abrió una investigación sobre lo sucedido para determinar las responsabilidades.

"Si la gente dejara en paz a los buitres, podrían venir desde la vecina España y anidar como hace 30 años", reflexionó Bakas.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad